FORMACIÓN BONIFICADA DURANTE UN ERTE

Formación bonificada durante un ERTE

Las empresas que desarrollen formación bonificada durante un ERTE se beneficiarán de mayores ahorros a la cotización y ayudas específicas por estos planes de formación. Estos se pueden adaptar a sus necesidades con cursos organizados por las propias compañías, empresas externas que elijan o los servicios públicos.

La formación no es obligatoria para las empresas en ERTE pero es bastante ventajosa económicamente. Las empresas que presenten un plan de formación junto en la renovación de sus ERTE tendrán derecho a exoneraciones en las cotizaciones sociales mucho mayores. También tendrán ayudas (créditos) vinculadas directamente a la formación.

En el caso de las empresas en ERTE de 10 o más trabajadores, las compañías que desarrollen acciones formativas se beneficiarán de un ahorro del 80% en las cotizaciones sociales a la Seguridad Social de los empleados. Si no plantean la formación de la plantilla, las exoneraciones serán de la mitad: un 40%.

Para las compañías de menos de 10 empleados, en caso de presentar un plan de formación el ahorro en la cotización alcanzará el 80%. Si no lo hacen, las exenciones serán del 50%.

Formación bonificada durante un ERTE

¿Quién puede impartir la formación?

La formación la puede impartir la propia empresa en ERTE, una empresa externa o los servicios públicos, según el caso. Las acciones formativas se desarrollarán mediante los tipos existentes en el sistema de formación profesional para el empleo en el ámbito laboral. Son básicamente dos: la formación bonificada o programada en las empresas y, por otro, la formación subvencionada.

Con el primer tipo, la formación bonificada o programada, las empresas pueden desarrollar ellas mismas cursos de formación específicos adaptados a sus necesidades. También pueden confiar en una tercera empresa que dé cursos externos que le interesen o elegir alguno entre los que presta la administración pública a través del SEPE y Fundae. Esta formación está más pensada en la cualificación de la persona trabajadora dentro de la empresa y en la mejora de la competitividad de las compañías.

El segundo tipo, la formación subvencionada, corresponde a los cursos formativos públicos que ofrece el SEPE y Fundae. Por lo general, se centra en competencias «más horizontales», como pueden ser los idiomas, competencias digitales y otras materias más generales. Esta formación, aunque pueda servir a la empresa, está más pensada en la cualificación general de la persona trabajadora.

Cuando debe desarrollarse la formación bonificada durante ERTE

La formación deberá desarrollarse en el periodo de reducción de jornada o suspensión del contrato de los trabajadores. En algunos casos también en tiempo de trabajo.

Actualmente, hay una gran variedad de cursos gratis disponibles de diferentes temáticas para los trabajadores en situación de ERTE. El propósito es mantenerse actualizados y adquirir nuevas competencias en distintas áreas profesionales.

En el Instituto Tecnológico de Madrid disponemos de más de 5000 cursos gratis de formación. No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te asesoraremos para que aproveches tu tiempo durante esta difícil situación.

 


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *